10 abril 2008

Dedicado a mi profesora de Linux

Esta mañana me ha dado por recordar mis buenos tiempos de estudiante... poco, pero uno ha estudiado.

Estudié Fp2 (cuando aún existía antes de convertirse en los módulos superiores) en el Alicante 3, y una de las asignaturas era Linux, mi profesora era una chica jovencilla que no tendría más edad de la que tengo yo ahora y que seguro que no había visto linux en su vida, yo en cambio ya tenía una partición en el disco duro con Red Hat, no recuerdo que versión exactamente.

En clase teníamos un ordenador que hacía de servidor, y todos los demás se conectaban a el, claro está, siempre desde consola.

Recuerdo que la pobre chica nos explicaba como copiar, mover, listar, ver procesos, matarlos, quizá alguna utilidad para la orden mail, y un poquito de samba, lo justito.

El resto de la clase se lo pasaba pipa enviándose mensajes chorras mientras intentaban averiguar como copiar un archivo, mientras yo esta hasta las narices de esas minucias. Así que le animaba a enseñarnos a recompilar un kernel, o a configurar la X, cosa no tan sencilla como ahora.

Lo más curioso es que ella lo intentaba, o al menos intentaba ir un poco más allá de mis y sus conocimientos, creo que incluso la llegué a desquiciar un poquito más de lo normal... aunque siempre tuvimos buen rollo.

Así que esta entrada va dedicada a mi profesora de Linux, una chica muy maja, con mucha paciencia a la que seguro putee un poco.

Espero que las cosas ta hayan ido bien.

3 comentarios:

  1. jajaja que cabroncete eres, pero bueno, no esta mal recordar viejos tiempos.

    ResponderEliminar
  2. Hijo del Opio21:35

    Siempre hay algún profe con el que tienes un rollo así, en mi caso era la de Filosofía, me encantaba discutirle y hacerle encerronazos, aunque ya ha pasado un siglo desde eso.

    ResponderEliminar
  3. Muuuy buenos tiempos si, y sí, han pasado algunos siglos ya.

    ResponderEliminar