07 febrero 2008

2 Días en KDE4

Como bien ya os comenté, debido a un correo decidí probar en serio KDE4, sin usar Gnome para nada, y sí, ya sé que solo han pasado 2 días, pero tengo la necesidad de empezar a valorar este nuevo escritorio, que sin duda ha sido y será un gran esfuerzo de la gente de KDE.


Bien, la última vez que lo utilicé, pensé que era un producto que estaba verde, que fallaba mucho, y que además era extremadamente lento, y bueno, gracias a algunas actualizaciones que han tenido lugar desde la última vez que lo usé, eso ya no es del todo cierto... ahora KDE 4.0 está inmaduro, falla bastante y no es lo rápido que sería por ejemplo KDE 3 o Gnome, pero aún así, mucho fallos se han corregido.

Lo primero es acostumbrarse al nuevo escritorio, ya no el entorno, sino el escritorio, donde van lo widgets. Una vez te haces a la idea de que ahí solo puedes poner accesos directos a programas, y plasmoides, los problemas desaparecen, te creas una carpeta en home para toda la basura que antes ponías en el escritorio.

El nuevo menú de KDE es simplemente para matarlo, sin duda muy, pero que muy poco práctico, gracias al kernel por poder poner el antiguo, aún y con eso, hay cosas que me gustan del denostado menú, como la sección de Máquina, donde podemos ver todas nuestras unidades, y el espacio disponible que nos queda.

La barra de KDE 4 ha mejorado un poco, ha pasado de no valer "para nada" a tener alguna funcionalidad, pero todavía limitada.

Las aplicaciones de KDE 4 se pueden encontrar con suma facilidad en los repositorios, pero por desgracia no funcionan como debiesen, muchas de ellas fallan.

Dolphin... muy bonito, "innovador", pero, realmente es "practico", bueno de momento a mi no me lo parece. ¿Donde están los marcadores?, ¿Como asocio una extensión con un programa en particular?... cosas así son las que me vienen a la cabeza al usar Dolphin. Eso sí, tengo que destacar que con samba se ha portado muy bien, aunque la integración con knetattach es prácticamente nula, dando errores constantemente, al menos a mi.

En cuanto al aspecto gráfico, una maravilla, todo es muy bonito, los efectos integrados en kwin son más que suficientes para hacernos la vida muy sencilla, así que no se echa en falta a Compiz, al menos no en plugins. Otra cosa muy distinta es el funcionamiento, con mi gráfica me he encontrado con menús en negro un par de veces... extraño y molesto a la vez.

La integración con aplicaciones Gnome me ha parecido muy triste, pero ya me lo parecía en KDE 3, así que no hay sorpresas en ese campo.

En definitiva, KDE 4 va a ser un magnífico escritorio, pero no hoy.

2 comentarios:

  1. Ocean Soul07:48

    Yo creo que el verdadero reto aquí será cuanto puedes aguantar usando solamente KDE4, si bien la libertad de la que uno goza y presume se ve sumamente limitada con tantos detalles, no fallos, y si, en su momento se arreglarán y KDE3 pasará a la historia, pero ahorita nooooo ni madres

    Yo ahi lo tengo instalado también, para estar más o menos al pendiente de su desarrollo, y se actualiza seguido, pero ni loco me aviento a lo que estás haciendo tú, lo cual veo comparable a esos maratones de baile que duran 3 días seguidos... en fin suerte y feliz regreso adelantado a Gnome (porque volverás ya verás jaja)

    ResponderEliminar
  2. Jeje, el tema es que no lo dudo... como dijo Terminator; Volveré.

    ResponderEliminar